EDICIóN GENERAL
  1. @VilMurray Las outsiders son las que me caen bien, y todas pensamos que los cumples son horribles por las madres.
  1. @fantomax Evidentemente. Para ser outsider hay que tener personalidad suficiente para pasar por el arco del triunfo lo que diga la peña marujil. Si te sirve hoy tengo unos 75 mensajes (de hoy) sobre la idoneidad de poner 8-10 euros en lugar de 6 para que un niño sobreregalado encima le compremos entre los papas 4 regalos más. xD

    Veo pornográfico hiperegalar y si viese suficiente inteligencia daría razones, pero es algo que pediría 3 dias de mensajes (cuando seguramente lo han acordado desayunando entre el núcleo duro) y unos cerebros nuevos. Así, que como el esfuerzo es inútil mejor venimos aquí y nos lo contamos xD
    1. @VilMurray Al cumple de hoy hemos llevado una cometa recién terminada en mi casa, hemos recogido las cañas en excursiones al campo, las telas han sido recopiladas de paraguas rotos, hemos tenido que investigar técnicas, geometrías... y currar cosiendo y tal.
      Otros niños iban preguntando "¿qué le voy a regalar?" porque no han participado en nada del proceso, mis hijos iban, el pequeño sobre todo, impacientísimo por que lo abriera, porque no podía callarse hasta la tarta que era una cometa.
      Yo qué sé, la rara soy yo, me consta. Pero prefiero un regalo de niño a niño que de madre a madre.
  2. @fantomax mis cumpleaños eran los mejores.
    Había un bosque con zona de barbacoas y nos íbamos ahí cuarto o cinco familias de amigos a pasar el sábado.

    Teníamos un descampado para fútbol. Un montón de zonas geniales para jugar a invasión o defensa del castillo. Había hasta una casa abandonada que los padres nos prohibían visitar pero entrábamos igualmente xD

    Recuerdo que la hermana mayor de un amigo me dejó jugar con ella en equipo al Cluedo. Yo las reglas no las entendí muy bien, así que cuando nos tocó acusé al señor Green con la llave inglesa en la biblioteca. Todos me miraron en plan "por esto no dejamos jugar niños" y mi compañera me iba a explicar las reglas otra vez cuando el director del juego dijo que había acertado.

    Del único regalo que me acuerdo es de la película de los Power Rangers, que sirvió de excusa para que me dejaran invitar a mis amigos a dormir y ver la peli.

    Finalmente, mi mamá me compraba una caja entera de huevos Kinder y los repartía en clase entre alumnos y maestros.

    Estos recuerdos son mi expecto patronum. Los regalos no los hacen especiales, sino ilusión de un día especial con la gente que quiero, familia y amigos.

    @VilMurray

menéame