EDICIóN GENERAL

"Los liberales españoles decepcionan... a todo el mundo"

#22 Lo de joder a los trabajadores es un efecto colateral de todo lo demás. No creo que sea un efecto buscando en un primer lugar, sino más nien la consecuencia de todo lo demás.

Vamos a ver, la mayoría de partidos o personas a las que llamamos fascistas no son fascistas, sino más bien nacionalcatólicos.

El fascismo tiene unas bases teóricas y una doctrina construida a partir de ellas. Algunos conceptos fundamentales son ciertos y otros son completamente erróneos, pero al menos quieren una nación fuerte. En su favor tienen que en los años treinta del siglo pasado diagnosticaron correctamente algunos de los problemas de España (otros no) y tomaron acciones concretas para resolverlos, por ejemplo campañas para enseñar a leer a los campesinos analfabetos. Pasan de elegir lado en el espectro político y lo suyo es la acción directa, ya sea mediante medios violentos o otro tipo de campañas, como la que he comentado contra el analfabetismo.

Los nacionalcatólicos picotean de todo un poco sin unas bases teóricas o o una ideología definida. Les mola todo lo que les haga ganar. Tienen un curioso sincretismo entre conservadurismo, que no es más que reaccionarismo, liberalismo económico, que tampoco es liberalismo sensu estricto, sino aplicar la ley del embudo. Ponen al mismo lugar a la religión católica que al estado. A veces ponen a Dios por encima de los asuntos humanos. Son tan anacrónicos...

Así que tenemos al PP: surgidos del nacionacatolicismo y durante muchos años ocupando todo el espectro de la derecha. Tenías a genuinos fascistas (jorge Vestrynge), a nacionalcatólicos (Jorge Fernández Díaz) a algunos que se decían liberales aunque no sé como clasificar (Aznar) y a gente que solo estaba para pillar dinero (por ejemplo Juan José Güemes en el PP de Madrid, que una vez hecha la reforma de la gestión sanitaria a medida de sus socios se pasó dierectamente a los negocios sanitarios).

En Vox tenemos fundamentalemte a cahorros del PP a los que no les llegaba nunca la oportunidad y consideran que el partido es demasiado blando.

En Ciudadanos no encontramos una base teórica clara. Desde su flirteo con la socialdemócrata hasta la imagen liberal que quieren dar ahora en realidad han seguido la estrategia de un catch-all de tercera vía. Carecen de fundamentos ideológicos y aparentemente están sometidos al gran capital. Es la única manera de que se puedan pagar el despliegue que se han hecho. Han crecido muy rápido y muchos de sus cargos no están politizados, y por lo tanto carecen de ideología sólida. La ideología que puedan tener las bases choca con la que pueda tener la cúpula. Ahí hay gente que va desde mi ex-gerente, ya prejubilado, que sigue sientiendo la necesidad de gestionar presupuesto y ordenar a un grupo de personas.

menéame