EDICIóN GENERAL

El premio Nobel de medicina denuncia que las farmacéuticas bloquean medicamentos que curan porque no son negocio

porque curar no es tan rentable como la cronicidad

Curar produce unos medicamentos muy apetecibles a los que se puede poner un precio muy elevado. Recientemente sacó Novartis una terapia que costaba 2 millones de dólares por paciente, y curaba completamente la atrofia muscular espinal. Los tratamientos crónicos no permiten semejante precio a medida que las patentes originales van caducando y sólo se pueden sacar medicamentos mejores pero no rompedores.

El mercado farmacéutico ha ido cambiando. No digo que las enfermedades crónicas como la diabetes no sean muy rentables y se siga invirtiendo, pero ahora interesan más que antes las curas y las enfermedades raras.

menéame