EDICIóN GENERAL

Los errores comunicativos de Podemos, parte II: Sobre los regalos de Amancio Ortega

#92 A lo mejor tendría que haberse explicado mejor para que se entienda por qué sí que es grave que casi 1/3 de los asesinados sean mujeres y sí que sea esto algo grave. Por cuestiones histórico-sociológicas, hoy por hoy, aún, la violencia explícita y física la suelen ejercer los hombres (como otras tareas relacionadas con el cuidado y el mantenimiento del hogar la suelen hacer las mujeres). Aunque pueda hablarse de que esto se esté equilibrando paulatinamente, como otras tantas diferencias efectivas en las actividades de los hombres y las mujeres, la diferencia aún es constatable. Siendo así, repito, que son los hombres los que en abrumadora mayoría se ven envueltos en el ejercicio de la violencia física y explícita, que entre otras formas tiene la del asesinato, que creo que es a lo que se refiere Carmena en el vídeo (aunque es cierto que habría que ver qué asesinatos, por qué via, si el homicidio imprudente o por negligencia está ahí contemplado, si ha excluído tendenciosamente envenenamientos de mujeres a hombres o a otras mujeres, etc); siendo así, repito una vez más, lo esperable es que sean también los hombres los que sufran las consecuencias de esa violencia en la que se ven ellos envueltos por cuestiones históricas, sociales, culturales, etc. Pero no es así. Sucede que, dicho mal y pronto, los hombres no solo se matan entre ellos, sino que también matan a las mujeres. Y yo sí considero que eso sea grave. Porque muchos hemos pensado muchas veces cosas como "si quieres hacer el tonto hazlo pero tú solo o con los que quieran hacer el tonto pero no le jodas la vida a quien no hace el tonto".
Evidentemente, el dato que ha soltado no lo ha dicho analizado. Habría que desplegar causas, contextos, etc. Habría que ver si esos asesinatos han sido a desconocidos del criminal, o a un conocido; o en el contexto de reyertas, o de situaciones de exclusión social, etc.
Pero viene a ser una versión ultramoderna, sutil y, afortunadamente menos grave, pero analogable (a mi juicio), con esos momentos (lejanos y no tan lejanos) en los que los hombres hacen la guerra pero se llevan por delante a las mujeres de las ciudades tomadas.

menéame