EDICIóN GENERAL

Una octogenaria se zafa de un agresor mordiéndole la lengua

¡Cuánta razón tenía Sancho, el buen gobernador de la ínsula Barataria!

menéame