EDICIóN GENERAL

Adobe lanza una advertencia a sus usuarios: o dejan de usar versiones antiguas de su software o podrían ser demandados

Esta clase de historias son totalmente previsibles y son simples ejemplos casi cómicos de la clase de cosas que pueden suceder cuando uno depende de software cerrado. Yo francamente he tenido que claudicar en el trabajo con un par de programas comerciales porque no me puedo permitir el lujo de remplazar esos por software libre, pero para lo demás ni se me escurre depender demasiado de software cerrado.

menéame