EDICIóN GENERAL

La madre de una víctima de acoso escolar denuncia el desamparo institucional

#13 Claro. Porque algunos os podáis defender debemos dejar que se apañen los que no pueden. Aham.
#29 la escuela no deja de ser un puñado de gente pre-adolescente sin empatía y sin entender bien las consecuencias. Intentarán ir a por el débil, no es muy distinto de una cárcel. La forma de que el débil deje de serlo es que se defienda con lo que tenga más a mano.
En mi caso, utilicé un mosquetón y te aseguro que no volvió a tocarme los huevos.
#45 Bravo.

Es más, deberíamos fomentar y potenciar ese concepto de "escuela-jungla-cárcel" y así saldrían del sistema educativo "hombres de verdad".

(Ríete tú de Esparta)

Edit: Ironía, aclaro.
#29 Quien ha dicho eso ? Yo no...
#13 #51 Bueno, se deduce que lo comentas como una historia de éxito y de lo que se debe hacer. Responder. Responder con violencia. Cuanto más desproporcionada, mejor. Que se envíe el mensaje bien. Que aprendan que contigo no se juega.

Ergo, ir calmadamente a las autoridades a ponerlo en conocimiento (chivarse) es mal. ¿Verdad?

Yo es lo que entiendo de tu comentario.
#29 No, pero si puedes debes hacerlo. Yo no tuve graves problemas porque siempre he tenido pinta de ser muy serio y muchos hasta pensaban que tenía mala leche, pero en 8º de EGB a un malote lo pusieron castigado al lado de la puerta, a mi lado, y se pasó toda la clase insultádome, amenazándome, riéndose de mí y de mi familia, y todos además escuchando, maestra incluída, hasta que me tiré a su cuello y los dos empezamos a zurrarnos. Acabamos en dirección y cuando salimos del despacho el tío hasta me dió la mano por haberme defendido.
Estaría muy bien que el mundo fuera justo y que los malos se llevaran su karma, pero en general no suele pasar por lo que si quieres que te respeten, tienes que enseñar los dientes.
#82 Me gusta pensar que la humanidad puede trascender ese legado de la jungla y poder, por ejemplo, mandar un grupo a colonizar Marte sin que acabe la colonia en manos de algún miembro abusón.

Pero tú a mí no me hagas caso que yo pienso cosas muy raras.

menéame