EDICIóN GENERAL

Por qué los alemanes se niegan a poner límite de velocidad en las autopistas

Aquí está la clave:
"muchos defienden con el mismo fervor religioso que mueve a buena parte de los estadounidenses a insistir en el derecho a llevar armas o a los japoneses a seguir cazando ballenas."
O en España las corridas de toros.
Cosas absurdas, estúpidas e ilógicas que, por cuestiones históricas, acaban siendo asimiladas a una identidad nacional cuando realmente no tienen nada que ver.
Al final son como los ritos de iniciación de las mafias: su única razón esobligarte a demostrar hasta qué punto estás dispuesto a todo por esa creencia por encima de la razón.

menéame