EDICIóN GENERAL

La ministra Delgado asegura que el rey Juan Carlos puede ser juzgado por las revelaciones de Corinna

"El rey y «Don Santiago» (como Juan Carlos le llama cariñosamente, incumpliendo excepcionalmente la borbónica costumbre de tutear a todo el mundo) acabaron haciéndose amigos. «Tendría usted que rebautizar su partido y llamarlo el Real Partido Comunista de España -le dijo un día el monarca-. A nadie le extrañaría». Carrillo le reía las gracias al rey como cualquier otro personaje palaciego."

"Por su parte la oposición de izquierdas seguía luchando por la ruptura. Aunque tanto los líderes del PCE como los del PSOE, entre otros, habían pactado ya con la corona una especie de rendición a cambio de ciertas cotas de poder, todavía no habían podido controlar a su militancia de base, que nada sabía de las conversaciones secretas ni de los compromisos que habían adquirido. Haciendo un paripé indecente, se sumaron a los demás en la Coordinación Democrática, más conocida como «Platajunta"

"Durante los primeros años de la Transición, si a algún desinformado se le ocurría sacar una bandera republicana en una manifestación del PCE (y a alguno se le ocurría), acababa con una manta de hostias por parte de la seguridad del propio partido. Había órdenes estrictas. Eran los tiempos del «¿para qué queremos policía si tenemos al PCE?»."

Quintans, Rebeca - Juan Carlos I, La biografía sin silencios

menéame