EDICIóN GENERAL

“Necesito que desnudes a una empleada”: cómo decenas de gerentes en McDonalds fueron engañados con una broma macabra

#1 Estaba pensando lo mismo. Esto solo puede funcionar con gente bastante inocente y crédula. A mi ni se me ocurriría ponerle las manos encima a ningún compañero de trabajo, me lo diga el Papa o el presidente. Ante la duda que venga la policía y lo haga... Y quiero creer que ningún compañero mio lo haría. No he conocido a nadie tan bobo como para caer en eso, aunque quién sabe en situaciones de odios y sospechas entre compañeros, o en trabajos donde hay un sistema jerarquico muy nazi.
#21 en usa creo que hay gente muy estupida y muy servil

menéame