EDICIóN GENERAL

Los policías que torturaron hasta la muerte a Joxe Arregi nunca fueron apartados de sus cargos

“Oso latza izan da”. “Ha sido muy duro”

La versión del ministro Rosón fue muy simple. “Las lesiones se le produjeron cuando fue capturado y en un supuesto forcejeo en las dependencias policiales” (...) “Esta actuación individualizada no puede ser instrumentalizada por nadie con fines políticos desestabilizadores del estado, la democracia y la paz civil”

Es asombroso lo inclusivo e integrador que puede ser el nacionalismo, en este caso el español. No ya por la tortura en sí sino por el aval estatal, los indultos, las mentiras, las recompensas y los ascensos. Luego muchos se preguntan cómo puede haber borrokas dispuestos a quemar autobuses o gente identificándose con la lucha terrorista. Cría odio y comerás odio.
#14 no te vayas muy lejos. Basta con leer algunos comentarios naranjas en noticias sobre Catalunya o similares.

menéame